sábado, marzo 04, 2006

PELI - Syriana


Vista: 2 de Marzo de 2006 - 22:30
Syriana es una película interesante acerca de las conspiraciones de las grandes compañías petroleras, sus trapicheos con los emires y la corrupción en general. El petróleo mueve dinero, mucho, demasiado, y está en manos de una gente que hace que ese dinero vaya lo más posible hacia sus propios bolsillos pero sin ningún tipo de conciencia social.

Syriana es una película compleja, en la que, como reza el slogan, todo está conectado. Muchos personajes, muchas historias que van desde los intereses gubernamentales en operaciones clandestinas hasta las investigaciones de un abogado asesor, pasando por las excentricidades de un emir o la miseria de un grupo de jóvenes musulmanes. Pero a la vez que se sobreentiende y queda plasmada esta enorme complejidad, la película peca de un tono extremadamente superficial de todas y cada una de las historias, sin indagar demasiado en ellas por, supongo, el bien del impaciente espectador medio (americano o no) que espera empezar a ver a dónde va el todo antes de aburrirse.

Syriana es una película densa, en la que aparecen mil y un personajes con insinuadas conexiones entre ellos, sin ningún tipo de cesión al espectador. Uno debe averiguar quién es quién al vuelo, por sutilezas en las frases, por irrelevantes comentarios anteriores o por el trato que se dan los personajes entre ellos. No vayais a verla si no vais a estar 100% despiertos y atentos a los mínimos comentarios (o si no os lleváis una libreta para tomar notas).

Syriana es una película necesaria sobre un tema actual que no es ajeno a nadie (o casi nadie), pero que pretende enmarañar con aires conspiratorios algo que es tan sencillo como que hay árabes poderosos que controlan el petróleo y que hay empresas americanas poderosas que quieren controlar ese petróleo y que llegan a acuerdos de maneras dudosamente legales. De este baile de poderes se deriva una despreocupación generalizada en la acomodada sociedad occidental y una contrapartida en Oriente Medio en forma de pobreza (para la inmensa mayoría que no controla el petróleo) y un creciente odio por los americanos que se llevan la mayor parte de lo que producen sus propios recursos naturales.

En definitiva, Syriana es una buena película, pero que no acaba de decidirse sobre cual es su público objetivo, escarba demasiado superficialmente en los puntos jugosos del asunto para favorecer una visión global que queda ofuscada por una pasable exposición de los personajes.

Etiquetas:

5 Comments:

Anonymous Noel said...

Yo me quedo con ESTO: "Quiero que le saquéis del hotel, le droguéis, le pongáis frente a un coche y estrelléis un camión contra él a 50 millas por hora". ¡¡Eso sí que es un buen plan para un fin de semana!!

A mí me gustó mucho más que "Traffic", que siempre me ha parecido un panfleto antidroga impresentablemente conservador. Me encanta que sea tan intrincada y difícil de entender: no todo va a ser cine de evasión...

10:12 a. m.  
Blogger Eki said...

Estoy de acuerdo en que sea intrincada, pero entonces que lo sea consecuentemente. La historia del abogado, por ejemplo, me pareció muy superficial y que no aportaba prácticamente nada, o la reacción de Matt Damon en el desierto en la escena de las águilas un poco forzada. No se... está muy bien, pero me da una sensación como de que no se acaba de definir del todo.

10:28 a. m.  
Blogger Dcine said...

A mi me ha gustado bastante. La fui a ver ayer con mi colega el reverendo (el de el día del cazador) y a el no le gusto tanto. Tuvimos una larga charla, como siempre que hablamos de cine.
Es una película realmente intrincada, con esquinas y recovecos a cientos y en la que no puedes despistarte un segundo si no quieres perderte los detalles de la trama aunque, si eso ocurre, al final el mensaje que creo pretende transmitir quede meridianamente claro: como ya anuncian en el cartel "Todo está conectado", y el mundo lo manejan cuatro cabrones forrados hasta las cejas y que con sus tejemanejes tanto derrocan a presidentes como instauran "democracias" o compran grandes petrolíferas. Una película necesaria (que deberían poner en las escuelas junto con obras maestras como Millón dólar baby o por ejemplo Crash) para fomentar el pensamiento crítico en las dormidas mentes de los ciudadanos del mundo (toma ya frase!!). Y es que esta película puede tener sus fallos, puede pasar por encima por demasiados temas y puede no ser una obra maestra ( que no lo es por mucho) pero al menos es honesta desde el principio ( nada mas con la escena que abre la película ya sabes que no te vas a encontrar a personajes de una pieza, que nadie es bueno o malo) e intenta hablar de temas que, por desgracia no son muy tratados últimamente en el cine, no ya de Hollywood, si no del resto del mundo. Como todo está conectado por desgracia cada vez nos parecemos más al público americano que lo único que pide últimamente son chorradas protagonizadas por niñatos haciendo estupideces. Nada de hacernos pensar que a lo mejor se nos fríe el disco duro...

Un saludo

Barry Collins

12:34 p. m.  
Blogger Alvy Singer said...

Me ha fascinado. Primero porque usa una camara en mano, sin animo de demostrar que pretende ser un estilo documental, y sin abusar del efecto mareo.

Despues, el thriller. Tiene una trama tan llena de conspiraciones y conexiones que es imposible resistirse a ella.

Me ha gustado muchisimo mas que Traffic, que estaba demasiado pendiente de los juegos tonales y otras livianeces (el mensaje, Noel, yo creo que favorece la legalización de la droga)

Es un thriller vibrante que obliga al espectador a estar atento ,a cazarlo todo, a conectarlo, y a sacar conclusiones.

Una gozada !

12:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

enorabuena por la crítica de syriana. me gustaria contar con tu critica en portada de muchocine.net escribeme si quieres a webmaster@muchocine.net

saludos

11:08 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home