jueves, octubre 06, 2005

PELI - De Boda en Boda - (aka Wedding Crashers)


Owen Wilson y Vince Vaughn (Noel os hablará del Frat Pack) protagonizan esta comedia sobre dos tipos que se dedican a 'colarse en bodas' (o 'crashearlas') para aprovechar la predisposición sensiblera de las solteras que acuden a estos eventos y, bueno, básicamente follar con todas las tías buenas que puedan. Para ello tienen la friolera de 111 normas heredadas del mítico Chaz, un tipo que a sus 40ytantos aún vive con su madre. Evidentemente, los problemas llegan cuando en una de estas bodas las cosas se complican porque el dichoso Cupido ha dado de lleno en el blanco.

Por un comentario que me hicieron al salir de la película, reflexioné un poco y me di cuenta que si bien el tono general de la película está muy subido de tono, esta se divide en dos historias, una de las cuales se encuadra en el clásico esquema de película romántica "chico conoce chica, chica tiene novio, se enamoran pero chico mintió a chica, chico debe recuperar la confianza de chica".

La otra es, sinceramente, la que salva la película de ser una más del montón, explotando la vertiente de familia de locos que se descubre en la intimidad del hogar. Al final el balance está equilibrado, y si bien durante la película sueltas más de una carcajada, al salir de la sala lo que más recuerdas es el final, no por desmerecer el resto, sino porque una aparición estelar eclipsa todo resto de cualquier otro gag.

Haré notar que tanto Christopher Walken como Jane 'Dra Gatita Quinn' Seymour tienen mucho potencial pero se quedan muy en la superficie de lo que podrían dar de sí. Mención especial a Rachel McAdams, a quien también podemos ver en Vuelo Nocturno, la última de Wes Craven, que con su aspecto angelical inunda la pantalla haciendote pensar que efectivamente te has muerto de la risa y estás en el cielo.

Para rematar, me tomaré una licencia de Cosas de Frikis.

Y Kike Santander... ¿Qué opina de esto?

Bueno, para explicar la proyecsióng de esta película vamos a usar la analogía de los profiteroles... los ves por fuera y están allí, recubiertos de chocolate, shamándote para que los devores. Esa es la sensasión que da desde fuera.

Una ves te asercas y lo introduces en la boca, es el dulse sabor del chocolate caliente, delisioso, adictivo, descarado... como el humor de la película.

Entonses es cuando muerdes dentro y te atraviesa el frio de la nata helada que sube por tus dientes y te dise que en esta película se esconde algo realmente. Quisás el envoltorio es de chocolate, pero la historia es como la nata, blanda, sobria, dulse sí, pero no tan descarada como el chocolate.

Finalmente analisamos el conjunto, una mescla de sabores que no se decanta ni por el calor del chocolate ni por el frio de la nata, que mezcla dulce picante con dulce pastelero para contentar a diversos sectores del público y que acaba siendo un compromiso de sabores que resulta agradable, pero que hubiese estado mejor con rasión triple de chocolate.

Etiquetas:

3 Comments:

Anonymous Noel said...

¡¡JAJAJAJAJAJA!! ¡Ese Kike!

Y la aparición especial... Se puede resumir en tres frases:

1) "Mom! The meatloaf! Fuck!"
2) "Yeah, her boyfriend just died. In a hang-gliding accident! What an idiot! What a loser!"
3) "I almost numchucked you. Do you even realize?"

M-í-t-i-c-o.

8:56 p. m.  
Anonymous Noel said...

Oye, por cierto, supongo que ya estarás preparado para irte mañana: ¡a pasarlo de puta madre en Sitges! Promete que nos contarás que tal estuvo todo a la vuelta.

9:00 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

9:06 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home